Los mitos que siempre oirás sobre el dropshipping

En internet se mitifica todo, el dropshipping no iba a ser menos. En una vista rápida, puedes encontrar más de 3 artículos que dan consejos sobre este negocio, pero, simplemente, son mitos. No hace falta acudir a internet, en muchas charlas de café, siempre hay alguien que habla sobre un tema y recita los mitos que le han dicho o ha visto por algún lado.

Aquí, vamos a desmentir todos los mitos que pululan alrededor de este modelo de negocio que ha adquirido tanta fama. Vamos allá.

Dropshipping = pérdida de control

Es uno de los mitos más grandes. Nunca cederás el control de tu negocio al proveedor dropshipping, por muchas exigencias que éste te puede demandar. El proceso de venta lo cierras tú, la diferencia radica en que el producto, el envío y la facturación son tarea del proveedor.

No puedes controlar el precio de los productos

Tus productos son del dropshipper, pero eso no significa que marque el precio de venta, tú eres el que tiene la facultad para vender el producto al precio que quieras, incluso, si quieres, a pérdidas. Estamos de acuerdos de que dependes del dropshipper en cierta manera, pero nunca podrán decirte a cuánto vender los productos.

“Yo salí de la crisis gracias al dropshipping”

“¡Quieto parao!” El negocio dropshipping no es una equivalencia con el dinero. Te podrán decir mil cosas, pero esto es un negocio como otro cualquiera, tiene sus riesgos y, al principio, no genera el dinero suficiente como para poder ser una persona independiente. Si tienes problemas económicos, no te recomendaría empezar un negocio de estas características, de hecho, ningún negocio.

Con el dropshipping no ganas dinero

Pues que se lo expliquen a muchos, como a los españoles de Big Buy. No voy a decir que te vayas a hacer de oro, pero si te lo montas bien, tienes visión de negocio y estudias bien las estrategias que debes emprender, puedes ganar bastante dinero o tener un buen margen de beneficios. Depende de cómo te lo montes, hay tiendas que ganan más que otras.

Tu proveedor y tú debéis trabajar con la misma aplicación

Tú eres quien decide cómo hacer las cosas, ningún proveedor te puede imponer trabajar de forma cooperativa con la misma aplicación. Cada uno puede usar la plataforma de comercio electrónico que quiera.

En conclusión, no te fíes de estos mitos porque todos son mentira. Infórmate en buenos portales de marketing y negocios, no en la primera página que encuentres.

Otros articles que te pueden interesar: